lunes, 17 de diciembre de 2012

Vicio.


Justo ayer me comí un helado, en pleno invierno. Yo no soy de turrones así que debo mantener la tradición de engordar para las fiestas de navidad de alguna manera. 
No hay nada que un helado no te de:  felicidad, placer y también culpabilidad y kilos de más.

Dentro de nada cambio de año, ya tenéis hechos todos la lista de nuevos propósitos hecha?

Photoshop.

Saludos!!